Cuaderno de retazos

31 agosto, 2011

Timidez… Moon JungHee (문정희)

Filed under: Ilustradores — Etiquetas: , — cuadernoderetazos @ 8:09

Moon JungHee (문정희) es una artista coreana. Tan solo se que nació en 1983.

En sus grabados juega con nosotros y nos esconde la cara de los niños. Los  peinados con sus gomas y lazos resultan lejanos, nostálgicos… y desprenden tanta delicadeza y ternura.

30 agosto, 2011

El pintor de la belleza, Kiyokata Kaburagi (鏑木 清方 )

Filed under: Pintura — Etiquetas: , , — cuadernoderetazos @ 10:33

“Me paseo por los pensamientos de la gente” 

El artista Kiyokata Kaburagi (1878-1972), nacido en el distrito Kanda en Tokio se convirtió en un discípulo del artista Meiji Mizuno Toshikata cuando tenía 13 años de edad. Su primer trabajo fue como ilustrador para Yamato Shinbun, un diario de Tokio, fundada por su padre.
Kiyokata Kaburagi y Kuchi-e

Kiyokata se ganaba la vida como ilustrador – principalmente para los frontispicios de las novelas populares. Estas ilustraciones del título del libro se llama kuchi-e. La producción de los kuchi-e estaba,  por supuesto, sujeta a la comercialización y era  un trabajo duro.  Kaburagi pasó toda su vida entre sus ilustraciones de éxito y su verdadera pasión – la pintura.

Es considerado el  pintor de la belleza. era una apasionado del género de bijin-ga – imágenes de hermosas mujeres.

Su estilo de arte era la perfección de nihonga. Todo lo que el artista pintó o diseñado era hermosa. La fealdad no existe en el mundo de Kiyokata Kaburagi. Él nació en una familia acomodada y culta. Pero cuando era todavía un niño, su padre fue a la quiebra y la familia tuvo que vender su casa. Tal vez esta amarga experiencia, explica el sentimiento del artista por la belleza pura.
Si Kiyokata Kaburagi hubiera vivido en los Estados Unidos , podría haber sido demandado por discriminación por edad. Cuando Kawase Hasui quería ser su alumno, Kaburagi lo rechazó por su edad – a los veintiséis años!. Pero Kawase Hasui era un tipo testarudo. Dos años más tarde – con veintiocho años – lo intentó de nuevo. Y esta vez el gran maestro lo aceptó – quién sabe por qué!. Kiyokata era considerado como “el gran maestro”

Cuando Kaburagi había llegado a su 40 años de edad, ya era un artista muy respetado. En 1929 se convirtió en miembro de la Academia Imperial de Arte y en 1938 fue nombrado miembro del Comité de Arte de la Casa Imperial.

Kiyokata Kaburagi murió en 1973 a la edad de 96 años. En 1998, el Kiyokata Memorial Museum abrió sus puertas en  su lugar de residencia. Se exhiben pinturas, pantallas, pergaminos y grabados.

Entierro

Filed under: Familia, La vida, Mis fotografías — Etiquetas: — cuadernoderetazos @ 7:05

Nuestro pajarillo Mandarín se ha vuelto a quedar solo. La bella diamantina  se murió, por culpa de… un susto (no puedo contar más).

Lloramos a lágrima viva por nuestra pajarita. Le preparamos una cama preciosa de flores de geranios. Flor de Canela le regaló uno de sus cristales de colores, hizo una oración y la besó. La imaginamos en el paraíso de los pájaros… consolamos al pajarito que entristecido se negaba a cantar… recordamos todas las cosas que le gustaba hacer, lo bonita que era y el carácter tan juguetón y coqueto que tenía.

Flor de Canela fue a buscar a nuestros vecinitos… cogimos las mochilas con la merienda, la caja de corazones donde reposaba nuestra Diamante mandarín y nos fuimos en busca del lugar más hermoso… un lugar donde enterrarla.

Encontramos un bonito campo. Elegimos un sitio… bajo la sombra de un árbol frondoso,  junto a la  charca verde de las ranas, cerca de unos  arbustos con bayas rojas… ¡puede haber un sitio mejor para un pajarillo!

Hicimos (¡ayyyyyy qué difícil fue esta parte!) un gran agujero en la tierra. Colocamos con todo el cuidado la caja.

El adiós fue rápido… El calor era tan sofocante que corrimos hacia las huertas. En el pilón de riego  los niños se metieron y disfrutaron del agua. Mientras merendaban me distraje fotografiando  los  girasoles que crecían junto a las huertas.

El tema de la muerte nos acompañó toda la tarde.

El cielo se nubló. Sin más se puso a llover. Echamos a correr para guarecernos de la caprichosa tormenta.

Llegamos a casa felices, mojados, hambrientos y con ganas de continuar jugando… de vez en cuando un suspiro y un ¡pobre pajarita!

Y después de buscar y buscar por las pajarerías de la ciudad  hemos logrado encontrar otra pajarita que pronto estará en casa.

29 agosto, 2011

China a través de la lente del escocés John Thomson

Filed under: China, Fotografía — Etiquetas: , , , — cuadernoderetazos @ 8:23

La fotografía antigua tiene  un poder evocador que enamora. Por ello no podía dejar de traer a este cuaderno las fotografías del aventurero John Thomson.

Jonh Thomson (1837-1921) nació en Edimburgo. Fue un geógrafo y fotógrafo escocés, siendo  uno de los primeros fotógrafos en viajar al Lejano Oriente.

Su obra es considerada como un ejemplo clásico del documental social que sentó las bases para el fotoperiodismo.

Viajó por toda Asia con   su cámara fotográfica  voluminosa de madera… placas de vidrio grandes y frágiles… y los productos químicos potencialmente explosivas. Estamos hablando del siglo XIX..

Después de sus estudios en la década de 1850, fue aprendiz de un fabricante de instrumentos ópticos y científicos. Durante ese tiempo aprendió los principios de la fotografía.  También realizó dos años de clases nocturnas en la Watt Institution and School of Arts. Recibió el “certificado de competencia” en filosofía natural   y en matemáticas y química. En 1861 se convirtió en miembro de la Real Sociedad de Artes de Escocia.

En 1862 viajó a Singapur para unirse a su hermano mayor, William, relojero y fotógrafo, con el que estableció una empresa conjunta para la fabricación de cronómetros marinos, ópticos y de instrumentos náuticos. Fue el inicio de un período de diez años dedicado a viajar por todo elOriente.

Estableció un estudio fotográfico en Singapur, tomando retratos de los comerciantes europeos, y desarrolló un gran interés por las poblaciones locales. Viajó extensamente por todo el territorio continental de Malasia y la isla de Sumatra, explorando las aldeas y fotografiando los pueblos indígenas y sus actividades. Después visitó  Ceilán y la India, documentando la destrucción causada por los ciclones recientes. Vendió su estudio de Singapur y se trasladó a Siam. Después de su llegada a Bangkok en septiembre de 1865, realizó una serie de fotografías del rey de Siam y otros altos miembros de la corte real y el gobierno.

Entre 1868 y 1872 se estableció en Hong Kong.  Abrió  un estudio en el edificio del Commercial Bank, y pasó los siguientes cuatro años fotografiando el pueblo de China y registrando la diversidad cultural china. Fijó su interés en fotografiar  paisajes, la gente y la arquitectura, además de las escenas domésticas y callejeras.

Viajó por toda China, desde los puertos comerciales del sur de Hong Kong y Cantón a las ciudades de Pekín y Shanghái, a la Gran Muralla en el norte, y a la desconocida  China central. De 1870 a 1871 visitó la región de Fujian, viajando por el río Min en barco, y luego visitó Xiamen y Shantou. Visitó la isla de Formosa, y pasó los siguientes tres meses viajando 3.000 millas hasta el río Yangtze, alcanzando Hupeh y Sichuan.

Volvió a Inglaterra… pero eso ya es otra historia.

Fuente principal: Wikipedia

Buddhist Monks

Las fotogafías que están en la red de Thomson libres para subirlas al blog  son escasas. Añado algunas direcciones donde se puede contemplar parte de su obra:

28 agosto, 2011

En el otro estremo del mundo… Kirra Kamison

Filed under: Ilustradores — Etiquetas: , — cuadernoderetazos @ 8:34

*****

Me gusta el trabajo de   Kirra Jamison… naturaleza, austeridad, intimidad…

27 agosto, 2011

Las fotografías de mi hija

Filed under: Familia, Mis fotografías — cuadernoderetazos @ 10:01

Cuando cojo la cámara de fotos…  viene mi hija a pedírmela. Ay¡¡¡ reconozco de sufro viéndola correr con la reflex en las manos persiguiendo pájaros, y mariposas… metiéndose en jardines, trepando a  los bancos para tener “mejor perspectiva”…

Y, también reconozco que me encantan su fotos.  Las guardo celosamente en una carpeta con su nombre. Me gustan porque la reflejan… lo que  ve… lo que le atrae… con lo que se identifica…

Su mundo interior rebosa vida, color y luz, ingenuidad, flexibilidad,  ganas de vivir, placer por las pequeñas cosas.

Se acerca el inicio del curso y una sombra fria aparece . La piel se me eriza y me encojo…Tengamos confianza…

Su colección de fotos de este verano


26 agosto, 2011

Mágicas gotas de agua… Andrej Osokin

Filed under: Fotografía — Etiquetas: , — cuadernoderetazos @ 6:48

¡Hay tantas cosas que están ahí… muy cerca… y qué no se ver… ¡

Volvemos al principio… silencio… aprender a mirar.

El fotógrafo ruso Andrej Osokin nos muestra el rocio.

24 agosto, 2011

Lazo rojo… Akiko Ijichi (イヂチアキコ)

Filed under: Ilustradores, Japón — Etiquetas: , , — cuadernoderetazos @ 7:52

Akiko Ijichi es una artista japonesa muy joven. Ingenuidad, belleza, peligro, melancolía… son  elementos comunes a los ilustradores actuales de Japón. Elementos que atraen y, al mismo tiempo, nos hacen fruncir el ceño.

23 agosto, 2011

Lichis, China y mi hija.

Filed under: Adopción, Mis fotografías, Vida cotidiana — Etiquetas: — cuadernoderetazos @ 7:49

Esta deliciosa fruta la descubrí en nuestro viaje a China.

Los lichis maduros… olorosos… con su cáscara defensiva… siempre estaban, a la hora del  desayuno, en unos deslumbrantes cuencos blancos.

Es una de esas frutas que antes de paladearla se disfruta eligiéndola… la más madura… la del color más sonrosado… Se disfruta peleándote con su cáscara pinchuda,  hendiéndole con la  uña… Te deshaces de gusto cuando  ves surgir su carne blanca y jugosa… y ese aroma tan suave que no te ayuda a imaginar su sabor… Con impaciencia la llevas a la boca… su textura es como de uva y su sabor único, diferente a todas las frutas…  luego el huesillo.

Los encontré en España en almíbar.  Dicen que los hay secos, como las pasas…  aunque no los he podido encontrar. Y un día de invierno, en el mercadillo donde compro de forma  habitual,  los vi. 

 .  

Mi foto de los lichis

Comprarlos, llevarlos a casa, buscar un bol blanco y deslumbrante, colocarlos en el centro de la mesa  fue  abrir una ventana, la que mira hacia China.

Los compro una vez al año… y recordamos la cada día más lejana historia de cuando fuimos a recoger a nuestra Flor de Canela.

Y ella, mi niña, nos escucha…  sonríe de placer… de orgullo, mientras el jugo del lichi resbala por sus dedos.

Este fruto se ha convertido en una llave que abre recuerdos: un país, una ciudad, un hotel…

Siempre hay algo con lo que hacer presente a China en nuestra vida cotidiana con sencillez… respeto…

Lichis en almibar

Un poco de historia:

El lichi (Litchi chinensis) es un árbol frutal tropical originario del sur de China, donde se conoce como 荔枝 ( lìzhī).

El árbol es de hoja perenne y de tamaño medio, alcanzando 15-20 m. de altura. Su cultivo en China se inició hace más de dos mil años.

Según parece se hace de todo con esta fruta:

El litchi se consume generalmente como fruto fresco en ensaladas de fruta y postres de macedonia. También se emplea en la fabricación de dulces, sorbetes, helados, refrescos, etc. En pequeñas cantidades se condimentan con especias o se encurten, se realizan salsas, confituras o vino.
Es común la producción de frutos secos y enlatados de litchi. Las nueces de litchi se preparan secando los frutos. La pulpa se encoge desde la concha exterior formando una delgada capa alrededor de la semilla y tiene sabor a nuez, dulce y parecido a la uva pasa. En China es muy apreciada la miel obtenida de flores de litchi.
El litchi también se emplea en medicina. Ingerido en cantidades moderadas, elimina la tos y tiene un efecto beneficioso en los problemas glandulares y de tumores. Las semillas tienen acción analgésica. Las flores alivian dolores de garganta.

Para conocer mejor este árbol se puede mirar la pagina de Infojardín

22 agosto, 2011

No lo cuentes a nadie… ni a ti mismo…

Filed under: Familia — cuadernoderetazos @ 13:13

He visto la película  Madres e Hijas. Cuando veo alguna película sobre adopción siempre me encuentro con lo mismo : secretos, tabúes, mentiras, silencios, verdades a medias, vergüenza.  Estas actitudes me enfurecen.

Se dice que los secretos familiares solo generan oscuridad, desconcierto, angustia… Y pueden llegar a ser un problema socavando la confianza entre sus miembros e impidiendo  el diálogo, la relaciones sanas y enfermando a la familia. Me vienen  varias películas sobre este tema a la cabeza…  Marni,  la Ladrona, El príncipe de la Mareas… ya, ya lo sé… son muy  dramáticas…

Nuestros hijos adoptados tienen dos familias. Su familia biológica  es un misterio oscuro y pesado que no podemos aligerar. Y si nosotros, padres adoptivos,  añadimos  silencios no solo sobre la adopción o sus orígenes, sino, también,   sobre los “secretillos”… de nuestras propias familias… ¿no es demasiado para nuestros hijos?

Quizás por ello me siento incapaz de no responder o dar respuestas evasivas a mi hija. Me pregunte lo que pregunte, respondo.  Y mira que, muchas veces, es bien difícil  dar con las palabras o el tono adecuado para responder, porque  sus preguntas llegan siempre  de sopetón. Y lo peor es que, además,  algunas de sus preguntas despiertan viejas heridas o raspaduras mías…  que yo CREIA curadas…  o de situaciones familiares  que prefiero ignorar o de las que no me quiero ni acordar.

Los secretos pueden ser aviesos y malignos … pero son muuuy débiles… la simple verdad los fulmina.

Me gusta   lo que sobre la mentira en la familia  dice la psicóloga  Rocio Arocha:

Se afirma que una mentira o un secreto en la familia es el factor que más consecuencias emocionales negativas genera.

Tenemos la creencia de que sí no hablamos de algo va a dejar de existir. “Si no lo digo a lo mejor no es” y dejamos que unos niños sean testigos de cómo su padre golpea o se tambalea pero no hablamos del tema, o lo disfrazamos: no se dice que un abuelo se suicidó sino que tuvo un accidente. No se dice que es alcohólico sino fiestero. No se dice que es flojo sino que no ha encontrado su vocación.

El disfrazar, maquillar, adornar y hasta ocultar lo que sucede dentro de la familia no sólo no ayuda sino que entorpece la elaboración del trauma, es decir: la curación. Ante una situación dolorosa debemos, en primer lugar, ponerle nombre, y en segundo lugar, hablar de ella. Con todas sus letras. Con el nombre correcto y valientemente.

El reconocimiento de la verdad es indispensable para alcanzar la felicidad. Sin conocer mi realidad, aceptarla, trabajarla, no puedo llegar a ser feliz. Y nadie tiene derecho a ocultármela.

Nada me enfurece más que me mientan, que me digan las cosas a medias. Es un modo perfecto de insultar a tu interlocutor. Y en caso de ser niño, de confundirlo, de lastimarlo y aún más: es una forma más de abuso emocional.

¡Qué bien refleja la pintura de  Joyce Polance estas emociones¡

Fuente de las pinturas : KlimtBalan

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: