Cuaderno de retazos

20 octubre, 2012

Las Baladas del Ajo

Filed under: China, Libros — cuadernoderetazos @ 14:24

Esta entrada la recupero de diciembre del 2011. Aunque el tema ha pasado desapercibido este año el premio Nobel de Literatura ha sido para Guan Moye

El camino que he elegido para acercarme a un pais, a una cultura… para aprender y comprender su historia, sus porques es la  literatura. Y en mi camino hacia China me he encontrado con este escritor Mo Yan y su novela Las Baladas del ajo… la  crudeza y el  lirismo de esta historia me ha conmovido como hace tiempo no lo hacía ninguna novela.

  Mo Yan 莫言   (Guǎn Móyè) nació el 17 de febrero de 1955, en la aldea de Gaomi, de la provincia de Shandong, en el noreste de China, en una familia de granjeros. Con sólo 12 años abandonó la escuela y empezó a trabajar.

Su voz:

“Mo Yan no es mi verdadero nombre, yo me llamo Guan Moye. Elegí ese apodo, que significa No hables, en recuerdo a los años en los que no podía dirigir la palabra a nadie (…) Eran los tiempos turbulentos de la Revolución Cultural (1966-1976), en los que había conflictos entre la gente de mi pueblo todos los días. Mi padre era agricultor, pero mi familia tenía una posición desahogada, y tenía miedo de que dijera algo inconveniente y trajera la desgracia a los míos. Así que me dijo que no hablara y que aparentara ser mudo”.

 “Mis recuerdos están repletos de soledad y hambre. La década de 1960 fue muy difícil en China. Pasaba todo el día en el campo cuidando de las vacas y las ovejas, mientras los chicos de mi edad estudiaban y jugaban en el colegio. Había veces que no veía a nadie en todo el día”.

Cuando tenía 18 años, el joven Mo entró a trabajar en una fábrica. La mitad del tiempo era obrero, y la otra mitad, campesino. Hasta que, en 1976, intentó entrar en el Ejército. “Era la mejor forma de tener una buena vida. Pero había un límite de edad, así que mi familia cambió mi fecha de nacimiento, y puso un año menos. Entonces, hacer esto era muy fácil, ya que no tenía partida de nacimiento. Por eso alguna gente piensa que nací en 1956”.

Resumen del libro: Un campesinado empobrecido hasta la miseria y sumido en la ignorancia, en la brutalidad es maltratado por la rígida burocracia sin misericordia. Fragmento del capítulo donde Gao Yang consigue llegar con su mujer parturienta a un centro de salud… en mitad de la nada en la oscura noche. Hombres y mujeres en fila ante el destartalado edificio  esperan su turno para dar a luz.

UNA DOCTORA  vestida de blanco apareció en la puerta, con las manos protegidas por unos guantes de goma que le llagaban a la altura del codo, por donde resbalaba, principalmente, un reguero de gotas de sangre. El hombre corrió a su encuentro

–          ¿qué  ha sido doctora?

–          Una niñita

Al escuchar que era padre de una pequeña, el hombre se tambaleó un par de veces hasta caer de espaldas, golpeándose ruidosamente la cabeza contra las baldosas, que dio la sensación de romper.

–          ¿qué problema hay? – comentó la doctora.-  Los tiempos han cambiado y las niñas son iguales que los niños. ¿De dónde proceden los hombres si no es de las  mujeres?¿O es que salen de debajo de una piedra?

Lentamente, el hombre se puso de pie, como si estuviera en trance. A continuación, comenzó a gemir y a sollozar, como si estuviera loco, y acentuaba sus llantos con gritos de reproche:

–          ¡Zhou Jinhua, maldita mujer inútil, mi vida se ha arruinado por tu culpa!.

Sus gritos se unieron a los sonidos del llanto que se escuchaba en el interior: Gao Yang pensó que se trataba de Zhou Jinhua. La ausencia de llanto del bebé le desconcertó. Jinhua no habría sido capaz de ahogar a su propio bebé ¿Verdad?

–          Entra ahora mismo – ordenó la doctora – y ocúpese de su esposa y de su hijo. Hay más personas esperando

El hombre se puso torpemente  de pie y se arrastró hacia el interior. Unos minutos después salió con un fardo en la mano

–          Doctora – dijo mientras se detuvo en el umbral de la puerta – ¿conoce a alguien a quien le gustaría tener a una niña? ¿Podría ayudarnos a encontrarle un hogar?

–           ¿Pero es que en vez de corazón tiene una piedra? – preguntó enojada la doctora – Llévese a su hija y trátela bien. Cuando cumpla los dieciocho años puede conseguir al menos diez mil por ella.

Fuentes:

Club forum

El cultural

8 comentarios »

  1. Siempre me llamó mucho la atención de que cuando se los nombraba a mis alumnos, muy pocos sabían quien era. Me gusta mucho su simplicidad. Te envío un abrazo enorme, que aunque no comento mucho, siempre las pienso!

    Me gusta

    Comentario por fabiana — 21 octubre, 2012 @ 7:38

    • Afortunadamente sus obras más “importantes” están traducidas al español.Y agradezco mucho tu comentario. Un abrazo para tu niña féliz, Antoinette.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 21 octubre, 2012 @ 8:40

  2. Gracias y más gracias… sabes cuanto me interesa la cultura china, el tema del nacimiento de niñas, ya se ha superado, es más se dieron cuenta que si se desacian de las niñas… como podrían procear los hombres? Conocia de nombre a este escritor, pero aún no he leido nada de él. Nuevamente gracias … un gran abrazo!

    Me gusta

    Comentario por Rosa Ave Fénix — 21 octubre, 2012 @ 10:35

  3. Increible, pero aun ahora se celebra mas la llegada de un hijo que una hija, y son las mujeres las que màs celebran, no digo que no quieran a una hija.

    Me gusta

    Comentario por Francisco Vidal — 21 octubre, 2012 @ 14:35

  4. Gracias por la reseña, no conocía a este autor hasta que le dieron el Nobel de Literatura, no he leído nada de él (todavía). Me parece magnífica la escena que reproduces… sobretodo el golpe de efecto final. Yo soy de las que pienso que en la literatura se puede aprender tanto como en los libros de historia… y esta escena es un ejemplo claro.

    Me gusta

    Comentario por madredemarte — 23 octubre, 2012 @ 10:52

    • He aprendido más sobre China a través de su literatura que a través de cualquier ensayo. Y este autor con una forma de escribir tan hiperrealista que resulta fantástico, he aprendido muchísimo.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 23 octubre, 2012 @ 12:34

  5. Estupenda entrada. Agradezco que me haya recordado hacer ésta lectura. (Me gusta muchísimo el autor, quien, como dice usted ha pasado casi que despercibido -injusticias que se ven-).

    Me gusta

    Comentario por liliana — 1 julio, 2013 @ 0:01


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: