Cuaderno de retazos

21 marzo, 2014

Acompañar, no empujar

Filed under: Colegio — cuadernoderetazos @ 11:13

La vida escolar no se vive igual en todas las  familias, así al menos lo veo, lo siento y lo pienso desde mi subjetividad.  Hay familias donde el colegio es eso,  el colegio. Y hay otras familias donde el colegio es el colegio. Y estas notas están redactadas por alguien que está en la segunda órbita.  Así que escribo todo en cursiva.

Colegio

Flor de Canela susurra, grita, ruega… El colegio. Ir a clase. No quiero y no quiero. No me gusta. Odio los deberes. No quiero estudiar. Más no, mami. Se me ha olvidado en clase. No sirvo. Soy torpe. Me voy a agarrar a ti y no me voy a soltar, ¡olvídate de que vaya al colegio!…

¿Qué hacer? Estrategias y más estrategias para que poco a poco se vayan los temores,  vuelva la motivación, el interés y sobre todo la tranquilidad, y por qué no la ilusión de ir al colegio. Muchos niños se sienten así, en el aula,  serenos, tranquilos, motivados…  felices…

Sin embargo, he comprendido que las estrategias (mis estrategias, las que me proponen, la forma de llevarlas a cabo) la mayoría de las veces son de pan y melón… se desgastan y acaban siendo  papel mojado. Lo que hoy sirve mañana ya no. Porque me he dado cuenta que muchas de esas estrategias son más bien artimañas, en realidad son engañiflas para conseguir que un niño acepte el ir al colegio. Y aquí hay una falta de respeto.

Hay que bajar más escalones, debo de profundizar más… no ya en qué pasa en el colegio (todo lo que se puede hacer para que el colegio respete a mi hija está hecho), sino en que me pasa a mí con el colegio y mi hija.

Necesitamos frenar el ritmo escolar. No podemos ignorar que el colegio  pueder ser un excelente fermento para crear tinieblas, laberintos y demás oscuridades, además de ser  un ladrón perverso que  roba  la confianza, la  autoestima… ante la indiferencia de todos. Si esto no lo puedo cambiar  ¿Qué puedo hacer?

En este momento necesito  sacar al colegio de casa, de nuestra vida familiar, de mi cabeza. Y en  eso estamos. Tengo que ser parte de la solución y no parte del problema.

Quizás dejando de empujar a mi hija, aprenda a acompañarla.  No me voy a engañar… me empujan y empujo. Quizás, para ello debo reflexionar porque doy tanto valor  al desarrollo intelectual y todo lo que tenga que ver con el aprendizaje, de donde me vienen las prisas que me roban la paciencia. La respuesta la se,  del miedo, de mi miedo.

colegio2

Necesito buscar, yo la madre,  encontrar  un nuevo sitio en mi misma donde situar al colegio… lo  que quiero,  lo que busco es un cambio de actitud por mi parte. Porque por mucho que diga,  por mucho que explique a Flor de Canela que para mí  lo importante es ella y no es importante el colegio… sí que lo es, y de algún modo estoy al lado del colegio. De  alguna manera le miento y se me nota… porque mi hija no es que me conozca, es que me respira.

Para mi  es importante aprender.  Aprender por el puro placer de aprender y aprender  porque aprender no solo es una adquisición de conocimientos, porque aprender es organizar el pensamiento, estructurar la mente, abrirla  y esto para mí es importante en la vida, para todo… para tomar decisiones, para comprender mejor lo que te rodea, a los que te rodean, a ti misma…

¿Es esto real?  ¿Si?, ¿no? Da igual si es real o no… Para mí es así. Así lo vivo y así sin duda,   se lo trasmito a Flor de Canela.

Sin embargo, mi hija no soy yo.  Así que mi experiencia y mis creencias, en este momento, no me sirven para entender a mi hija, más bien me alejan de ella. Me asusta el que Flor de Canela no pueda desarrollar su capacidad de aprendizaje, que se quede en el camino… y mis temores  agrandan su agujero negro y su gran miedo, el dejar de ser querida y eso no favorece para nada la capacidad de aprender.

colegio1

Por todo ello,  busco un cambio de talante personal ante el colegio y he empezado a utilizar nuevas estrategias…  pero esta vez conmigo misma. Quizás suenen  pueriles porque lo son… pero en este momento en mi vida necesito sacar al colegio de mi cabeza, robarle la trascendencia que le doy yo y dejarle tan solo un huequito   en nuestra vida familiar. Estoy harta del doble mensaje del colegio, de la tutora.

Algunos ejemplos, y repito que esto no va dirigido a Flor de Canela, sino a mí en un intento de desacralizar el colegio:

– En estos momentos, cuanto menos sepa del colegio, de los otros niños y padres mejor  que mejor.

– El despertar para ir al colegio, es un momento difícil. No importa llegar tarde al colegio. No es un delito del código penal. Y me fuerzo por llegar  tarde, de vez en cuando, a propósito al colegio… no pasa nada.

– Si hay algo que hacer (dentista, médico…) y se puede hacer en horas de colegio… elijo horas de colegio.

– Entre todos los deberes, le pido que elija una asignatura, el resto no se hace. Y va con una nota al colegio indicando la imposibilidad de haber realizado los deberes.

– Nada de estudiar memorizando y generar frustración y más frustración. Estudia lo mínimo,  no le dejo más. Llegará su momento.

– Olvidar las cosas en el colegio tiene sus consecuencias, es inevitable. Aún así no importa. No muevo un dedo por tratar de reparar el olvido. Lo ignoro. Ni un ¡ay¡, ni tan siquiera un fruncimiento de cejas. Todos olvidamos cosas… y nota de disculpa en la agenda quitando a mi hija toda responsabilidad… el resultado de esto ya lo he notado: se le olvidan menos cosas.

– Teatralizar para Flor de Canela el colegio y el mundo escolar: reírnos del colegio, de la rigidez de algunos profesores, de los niños cotillas y perversos, porque aprender a relativizar,  a defenderse de ellos es más útil que memorizar los ríos,  riachuelos y montes de nuestra región.

Todo esto desde la flexibilidad, teniendo en cuenta lo que vive o cómo percibe lo que vive mi hija en cada momento. Soy su acompañante y no pienso seguir empujándola.

Anuncios

15 comentarios »

  1. ¡¡Que duro!!! Y que difícil luchar contra algo que tenemos que hacer todos los días………….Estas haciéndolo muy bien, lo mas importante es centrarte en como te sientes tu ante el colegio pq. Flor de Canela lo esta percibiendo.
    Me encanta tu blog

    Me gusta

    Comentario por Montse — 21 marzo, 2014 @ 11:37

    • Todos los días, mañana y tarde. Me reconfortan tus palabras pensaba que no se iba a entender muy bien lo que quería decir.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 21 marzo, 2014 @ 12:19

  2. ¡Que buena decisión!
    Quizás porque yo fui a un colegio muy distinto a los convencionales, yo no suelo dejar que el colegio entre en casa. Sí, hablamoas de qué pasa, de qué les preocupa; buscamos algún rato para hacer los deberes, o parte de los deberes; pero no dejamos que el colegio colonice nuestra vida hasta el punto que esta desaparezca, no dejamos de hacer nada (salidas, excursiones,… ratos de juego…), por las obligaciones que impone el colegio… asumo que son ellos, los maestros, los que tienen que enseñar a mis hijos, los que tienen que buscar estrategias para convencerles y para sacarles adelante, y los que tienen que resolver lo que hay… si acabo enseñándoles en casa lo que no aprenden en el colegio, ¿para qué les mando allí?

    Me gusta

    Comentario por madredemarte — 21 marzo, 2014 @ 11:51

    • Me educaron en “primero la obligación y luego la devoción”. Lo cual está bien, sin embargo con los hijos, con nuestros hijos los conceptos no están tan claros y no sabes que es qué y que a veces la devoción es lo primero. Y tengo claro que el colegio enseña pero… según la tutora de mi hija en quinto de primaria se deben invertir hora y media diaria en estudiar y deberes.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 21 marzo, 2014 @ 12:31

      • Me parece una barbaridad, y ¿sabes?, yo no hice ni una hora de deberes en 5º de primaria y he llegado tan lejos como los que sí lo hicieron ´(más que algunos)…. Creo que deja más carencias dejar de jugar, divertirse, tener tiempo libre, no hacer nada, explorar… que dejar de hacer deberes.

        Me gusta

        Comentario por madredemarte — 21 marzo, 2014 @ 12:40

      • Es una barbaridad. Es una barbaridad que niños de la ESO y bachiller acaben en urgencias con ataques de ansiedad con los exámenes. Y es una barbaridad lo que está pasando en bachiller, la presión que reciben (externa e interna) para obtener las notas mas altas y para luego poder entrar en lo que quieren estudiar en la universidad. Es una cadena en la que los padres formamos parte.

        Me gusta

        Comentario por cuadernoderetazos — 21 marzo, 2014 @ 13:08

      • Sí, estoy de acuerdo. Y creo que nuestra obligación es ser críticos, relativizar, buscar maneras de ir a contracorriente… porque la verdad es que luego no da los réditos esperados, no necesariamente….

        Me gusta

        Comentario por madredemarte — 21 marzo, 2014 @ 13:12

  3. Yo no empleaba hora y media en hacer deberes ni en la universidad… Me parece algo excesivo, la verdad, sobre todo porque no añade a su aprendizaje, al contrario, lo reduce al aprendizaje meramente académico.

    Cuando hablo con otras madres sobre el tema de los deberes mi respuesta es siempre la misma, si un niño de 7 (u 8 o 9 o 10…) años que pasa como mínimo cinco horas en el colegio no aprende en esas horas todo lo que un niño de siente años debe saber, es que algo no funciona…

    Admiro tu elección entre acompañar y empujar, es tan difícil que espero ser capaz de hacer lo mismo cuando llegue el momento…

    Me gusta

    Comentario por Cristina — 21 marzo, 2014 @ 14:10

  4. Que bien has descrito el miedo que trasciende a todo, el de la ignorancia, la nuestra, no saber qué sucede ni de donde viene ni a donde va, la inseguridad, la responsabilidad tan grande que on nuestras decisiones asumimos y en cambio el sentimiento de que no hacemos lo que deberíamos hacer….pero quien lo sabe?

    Me gusta

    Comentario por Mercedes — 21 marzo, 2014 @ 16:30

  5. Ya sabes… y de nuevo gracias… que hermosas!!!!!

    Me gusta

    Comentario por Rosa Ave Fénix — 21 marzo, 2014 @ 19:08

  6. En estos días pienso también mucho en esto que dices…en la importancia que damos al aprendizaje escolar y en el obstáculo que supone éste para la felicidad de nuestros hijos. En estos meses mi hija ha bajado un poco sus notas pero a cambio ha sido una niña mucho más feliz. Y yo prefiero lo segundo aunque pienso en el futuro y me asusto a ratos. El conocimiento es importante sí, pero me temo que la parte más valiosa del conocimiento que le será más útil no se lo dará el colegio y con esa filosofía estoy tratando de que apruebe matematicas, inglés o lengua mientras descubre aquello para lo que no le tendré que empujar. Me parecen unas buenas estrategias las que planteas, mientras las pones en práctica tratad de vivir muchas experiencias de conocimiento a través de actividades que a tu hija la hagan sentirse bien y cómoda. Nuestro modelo de escuela, en la mayoría de los casos, es un fracaso en aprendizajes para la vida.

    Me gusta

    Comentario por Montse — 21 marzo, 2014 @ 19:33

  7. Magnífico post, su reflexión, gracias. Reflexión que tomo personalmente ya que ante mi sobrino-nieto (con quien tengo una relación como ayudante de crianza) he sido parte del problema:: por mi gran exigencia para que el chico se obligara ante los colegios.
    Ha de llegar el momento (y las formas: métodos y vías relativamente autónomos) en el que se pueda conjugar el deseo, la elección y la voluntad de conocimientos con las ofertas o recursos de las instituciones.

    Me gusta

    Comentario por liliana — 22 marzo, 2014 @ 1:15

  8. Querida mama, leí tu comentario, que bien expresado y que interesante reflexión, nuestros miedos, condicionan a nuestros hijos, mirás en tu interior con espiritu critico lleno de emociones positivas, por lo que veo has encontrado tu camino, el acompañar.

    Mi querida amiga, es una de las entradas que más me ha gustado que plasma tu evolución personal, me siento reflejada en algunos aspectos, me ayuda a superarme.

    Besos desde Ibiza

    Me gusta

    Comentario por Mercedes — 23 marzo, 2014 @ 2:12

  9. “En el arte de vivir, el hombre es al mismo tiempo el artista y el objeto de su arte, es el escultor y es el mármol, el médico y el paciente.” Erich Fromm

    Me gusta

    Comentario por l — 24 marzo, 2014 @ 5:16

  10. Me ha encantado tu post, tu reflexión, tu argumentación y tu innovación, hay que pararse a veces y buscar soluciones nuevas, ser imaginativo y rompedor para conservar y crecer en lo que realmente importa, una cosa es crear hábitos de trabajo que sirven para un futuro, y otra robar el futuro exigiendo más de lo debido y necesario para poder aprender de otras cosas, con otras cosas , en otras situaciones, se madura jugando, compartiendo, aburriéndose incluso. Acompañar no empujar que hallazgo, a menudo estamos confundidos nos dejamos arrastrar nos vemos empujados que bueno que alguien se pare y eliga su tiempo, su espacio, la vida es tan larga y la infancia tan corta!.

    Me gusta

    Comentario por Arqui — 25 marzo, 2014 @ 13:51


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: