Cuaderno de retazos

14 mayo, 2015

Hay cosas…

Filed under: La vida — cuadernoderetazos @ 7:32

… que son un asco (por no decir algo peor). Y en la palabra cosas cabe de todo: un trabajo agotador y mal pagado o elegido, una   relación con un compañero de  trabajo o con un compañero de vida que ni es compañero, ni tiene nada que ver con mi vida, un padre que no me acepta, una madre intrusiva y asfixiante, una familia indiferente, una enfermedad, el eco de un abuso o maltrato, un estado de ánimo malsano cronificado…

Hay  relaciones y  situaciones  que son un asco y que se acompañan de un cortejo de pensamientos y  emociones complejas. Puedo ignorarlas, ya se sabe… hacer como que no existen o como que no me entero o esconderla en lo más hondo de mi misma. No sirve. Siguen estando ahí tóxicas, desvitalizadoras entristeciendo los  días.

Puedo disfrazarlas y verlas, no como son  realmente, sino de otra manera… con otro color para restarles importancia.

O puedo tratar de manipular todo y a todos  los que me rodean para no tropezarme con ellas o hacerlas más digeribles. A la larga tampoco sirve.

Las puedo maquillar o cubrir de frases bonitas y tomar un buen baño diario de pensamientos positivos y superficiales creyendo que esto hará el  milagro de hacerlas desaparecer. Es inútil esa cosa sigue ahí, igual de hiriente o devastadora o cansina…

1133b-e5b494e6988ee99d9e28cui2bmingfei29-www-kaifineart-com-4
崔明非(Cui Mingfei)

Me temo que hay cosas que son un asco y no van a desaparecer. Así que no queda otra que mirarlas de frente a los ojos. Ya se que algunas  son tan ponzoñosas que no se pueden mirar directamente, que hay que empezar mirando su sombra o su reflejo en algún charco, en un escaparate o superficie amigable. Y, así, poco a poco poder verlas  y descubrir de que están hechas para al final poder llegar a mirarlas bien  y conocer todos sus detalles.

Un vez vistas, se dice que alivia gritarles lo que son… un asco, que no las queremos en nuestra vida… y poner los puntos sobre las ies. A veces con ello se inicia un proceso que acaba por romperlas o alejarlas para siempre. Otras no hay manera de destruirlas  están ahí y ni van cambiar ni nos van a dejar.. entonces no habrá mas remedio que aprender a convivir con ellas.

Dicen que a esto se llama aceptación. Algunos lo llaman resignación, entendiéndolo como la capacidad de aceptar las adversidades.

Esas cosas que son un verdadero asco y que no nos podemos quitar de encima, ahora pesaran menos, ya no nos robaran toda nuestra energía, no llenaran nuestras mentes, ni nuestros días, ni nos desviaran de nuestros deseos profundos. Lo cual nos permitirá tener fuerza para dedicarnos a lo que queramos: hacer, sentir, mirar, descubrir, explorar… coger lo que sea que la vida nos ofrezca.

Y si, si es posible, querida amiga, es posible aceptar eso que un asco y permitirnos vivir y disfrutar de mil instantes felices.  Claro está, que yo no lo puedo hacer por tí. Cada uno tenemos nuestras cosas… Si, si ya lo sé… son cosas que nos quitan el aliento, nos retuercen las entrañas, nos confunden y pierden o simplemente no nos dejan en paz zumbando siempre a nuestro alrededor. Sin embargo, estoy segura de que todos podemos ponerlas en su sitio y continuar caminando.

Anuncios

11 comentarios »

  1. Difícil, para mí es cada punto negro que me acucia es como la piedra de Sísifo. Un trabajo inútil que hay que intentar. Mientras cargo con ello en mi cuesta arriba, cada vez se me antoja más empinada, pero a veces es el único camino posible así que voy diciendo como si de un Mantra se tratase….
    Concédene Señor* SERENIDAD para aceptar las cosas que no puedo cambiar, VALOR para las que sí puedo y SABIDURIA para reconocer la diferencia.

    *Ahí que cada uno apele a la fuerza que le acompañe.

    Me gusta

    Comentario por Mercedes — 14 mayo, 2015 @ 8:03

  2. Hoy, me estás hablando a mí y me das ánimo.
    Un abrazo.

    Me gusta

    Comentario por Veronica — 14 mayo, 2015 @ 12:59

    • Hay algo que me ha mantenido lejos del blog y por eso no he podido contestar antes. Un abrazo Verónica y seguimos compartiendo camino.

      Le gusta a 1 persona

      Comentario por cuadernoderetazos — 20 mayo, 2015 @ 7:35

      • Solo (nos) deseo que no falten los buenos tiempos. Un abrazo.

        Me gusta

        Comentario por Veronica — 20 mayo, 2015 @ 12:16

  3. Además de esas cosas (o entre ellas) existen también las personas que son un asco. Ya sé que suena fatal, pero creo que hay personas así, difíciles de llevar. Insoportables. Hay que mantener estos vampiros emocionales a raya.
    A mí me ha cambiado el carácter y muchas de mis ideas el hecho de tener que bregar con alguien así cerca. Es muy difícil mantener el equilibrio con personas que sólo buscan imbuirte en su catástrofe personal y vaciarte del todo.
    El día a día puede ser dramático, desquiciante. A todos los que sufris a alguien así os aconsejo: una gran dosis de amistad periódica y sentido del humor en gran cantidad. Funciona!!!!!

    Me gusta

    Comentario por Su — 14 mayo, 2015 @ 17:01

    • Totalmente de acuerdo, hay personas que se deben dejar lo de ser personas en algún cajón, y sus actitudes son un verdadero asco. Toxicas solo buscan nuestra luz, no queda otra de apartarlas de nuestro lado. Aunque a veces no es posible, ahí están queramos o no.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 20 mayo, 2015 @ 7:37

  4. Yo soy una convencida de que hay que tomar distancia de las cosas que hacen mal. No solo la gente “llena de problemas” es tóxica, también es muy tóxica -quizás más tóxica- la gente “livianita” que no le importa nada, que solo ve el lado positivo de las cosas, porque eso no es real, un día se le puede caer el muerto podrido que está del otro lado de todo lo bueno. Por que la vida es eso, lo bueno y lo malo, y la vuelta va por encontrar el equilibrio.

    Estos días en Argentina, la gente anda enardecida con el tema de violencia de género, con los feminicidios, con esas muertes innecesarias y llenas de violencia, perpetradas por quien se supone que te quiere y te debería respetar. Y es entonces cuando se escuchan preguntas del tipo ¿por qué no lo dejó? ¿por qué se dejó maltratar así? etc etc. Todo el mundo parece saber quien es la víctima, pero nadie sabe como sacarla de esa situación concreta. El victimario es una enfermo, y la víctima también.

    Cuando uno crece/vive/convive en un ambiente enfermo, porque esa es la palabra que se condice con un lugar donde hay abusos ya sea por acción u omisión, uno se llena de heridas, y ya como adulto, uno puede optar, o se anda lamiendo las heridas de por vida, o hace todo lo posible para que se curen, y aprende a convivir con las cicatrices, de la mejor manera que pueda, y es muy importante tener claro que no sirve de nada ocultarlas.

    Salir de la situación de víctima, que no es victimizarse, es, por un instante, tener la posibilidad de ver la “foto completa” desde afuera y poder tomar una decisión en “frío”.

    Nunca lo había leído/sentido tan claro, “asco”, “situación asqueante”, esas nauseas matutinas debajo del agua de la ducha, que parece que por un rato se despejan con el agua, solo para volver con las vigilias de la noche y las sombras de los miedos. Esa necesidad de “sobreproteger” constante, por esa misma sensación de “peligro constante”.

    Es muy difícil hacer una terapia post traumática, cuando la situación traumática forma parte del presente, cuando la situación traumática se está ejecutando en gerundio. La única forma de curarse es alejándose de todo lo que lastima. Y aunque el primer paso es reconocer la situación, el segundo paso no puede ser hacia adentro.

    Y si uno se encuentra en una situación como esta, tiene que buscar ayuda, porque es muy importante SANAR.

    Un abrazo muy fuerte.

    Me gusta

    Comentario por Fabi Wijnschenk — 14 mayo, 2015 @ 23:28

    • Totalmente de acuerdo. Olvidamos que la mujer, el niño, el hombre maltratado a diario, humillado, ignorado, apartado se le quiebran los huesos y no puede marcharse, ni hacer nada porque se funde con el agresor o agresores y se pierde a sí mismo. Huir, correr… a veces no queda otra cosa…

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 20 mayo, 2015 @ 7:41

  5. Cuando esas situaciones las olvidas y algo las hace emerger es tan difícil, es ciertamente un asco nauseabundo lo que regurgitas no solo literal sino emocionalmente. Y se lo apaña uno sola (o) porque saltan las dudas de “entenderlo” o asimilarlo, hoy día aun están las huellas, pero me gusta sentirme vencedora por mi y de mí. Me ha gustado el mantra que lo retomo. Saludos.

    Me gusta

    Comentario por Tess Pedro — 16 mayo, 2015 @ 20:58

    • Y lo eres, lo somos vencedoras por mi y de mi. Una cosa es dura muy dura para mi, este proceso lo tienes que hacer tu misma es evidente y cuando alguien a tu lado al que quieres sufre y sufre sin encontrar el camino, y no puedes tenderle la mano porque no la ve… es desolador.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 20 mayo, 2015 @ 7:43


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: