Cuaderno de retazos

11 diciembre, 2015

¡Me miran!

Filed under: Adopción, Fotografía — cuadernoderetazos @ 16:08

 

Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 7

Flor de Canela, a veces, se queja de que la miran y no quiere sentirse mirada. Quiere pasar desapercibida.  Le molestan esos ojos anónimos que le miran con descaro, sin cortesía, con curiosidad, con amabilidad… le hace, entre otras cosas más complejas,  sentirse insegura. Ahora no me tiene a mí como escudo protector todo el tiempo. Está camino de la adolescencia, aparecen emociones nuevas. Y ese sentirse mirada puede despertar  desasosiego.

Antes le quitaba importancia. Somos mirones, nos gusta mirar a los otros por aburrimiento, por curiosidad… a veces miramos y no nos damos cuenta de que miramos. Te miran porque eres diferente.

Un día una amiga mía le dijo: Imaginaciones tuyas. No será para tanto. ¿Por qué te van a mirar?… Además  ¿Qué importa si te miran?.

Y me molestó esta forma de abordar lo que siente Flor de Canela,  porque Flor de Canela tiene razón. La miran.  ¿Por qué nos cuesta  validar las emociones de los otros? El negar o quitar importancia a algo que vives y sientes, no lo deshace en el aire, no ayuda… más bien al contrario.

El pensamiento que hay al final de ese mirar  puede ser muy variado. Puede ser un pensamiento indiferente, muerto, amable, dañino… Da igual el tono de la mirada. Molesta y, a veces,  mucho. En ocasiones, hasta a mi me molesta  y he llegado a cortar ese mirar  con otra mirada.

Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 6

Tienes razón hija, te miran más que a otros porque eres china, eres diferente a la mayoría. Llamas la atención, como llama la atención el negro, el gordo, la mujer calva, el que va en silla de ruedas…  Tu también les miras ¿a que si? No me extraña que te moleste tanta miradita. Es de mala educación mirar con esa fijeza a alguien, así  me decían a mí de pequeña, cuando me quedaba mirando fijamente a alguien.  Y te van a seguir mirando. Vayas donde vayas, vas a sentir ese mirar… No sé si uno se llega a acostumbrar a la curiosidad   ajena. Molesta… y, a veces, mucho. Pero es así y hay que aprender a  aceptarlo. No queda otra. Y quizás, en algún momento,  hasta te haga gracia o tenga algo de bueno… ¡ya, ya se que esto parece imposible¡. Sin embargo, nunca se sabe. Si quieres pasar desapercibida tendrás que irte a algún país asiático. Allí a los que nos mirarían serían a tu padre y a mí.

Me encantaría ver eso, así sabrías lo que se siente.

Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 1 Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 3 Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 4 Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 2 Hyun Ji Shin - Models.com, Winter 2016 - 5

Model: Hyun Ji Shin (IMG)
Editorial: Frost Feathers
Magazine: Models.com, November 2015
Photographer: Mikael Schulz
Stylist: Rebecca Palmer
Hair: Erika Svedjevik
Makeup: Kajsa Svanberg
Anuncios

7 comentarios »

  1. A H. también la miran. Y también le molesta. Claro ella también mira. Y mira mucho. Trato de señalarselo. La curiosidad la tenemos todos, y la educación de una mirada discreta no siempre. A mi el comentario en azul me parece perfecto. Validar la emoción, aceptar lo inevitable, asumir el coste, ofrecer alternativas. A mi me ayuda el jugar con “…y porque crees que nos miran (y propongo razones reales -posibles- o disparatadas para sacar una sonrisa) o “vamos a mirarlos fijamente también”…En fin los costes no elegidos de la diferencia. Esos de los que no fuimos conscientes….Un abrazo para ambas….

    Me gusta

    Comentario por Montse — 11 diciembre, 2015 @ 17:04

    • El juego y la risa los mejores aliados siempre. Alejarnos de la situación jugar con ella y acabar en la risa. ¡Qué razón tienes¡. Pero para llegar ahí el adulto tiene que ver, aceptar lo que el niño siente o cómo está viviendo una situación. Y no se por qué no tenemos la costumbre de escuchar a los niños, como lo hacemos con un adulto. Los llevamos, los traemos, escuchamos sus risas, les compramos lo que desean o necesitan, nos alegramos de sus progresos… pero minimizamos sus malestares y se los negamos.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 12 diciembre, 2015 @ 11:01

  2. HOla Mama de Flor de Canela.Siempre ubicada en las respuestas a tu hija.No es poca cosa lo que les has dicho………..

    Me gusta

    Comentario por Beatriz Levine — 14 diciembre, 2015 @ 14:58

  3. Buen día y noche, mientras te leía he recordado las miradas que yo he sentido mil veces al caminar con las personas con las que ahora trabajo, discapacitados los llaman, no entran en los moldes perfectos que se nos han marcado… Al comienzo volvía a casa con el estomago revuelto y hiel en la garganta, poco a poco dejaron de tener tanto peso y entendí que cada quien ve lo que puede ver… Decía Octavio Paz algo así
    ” me miro en lo que miro es mi creación esto que veo
    como entrar por mis ojos la percepción es concepción
    en un ojo más límpido agua de pensamientos
    me mira lo que miro soy la creación de lo que veo”

    Un abrazo y gracias!

    Noelia

    Me gusta

    Comentario por Noelia — 15 diciembre, 2015 @ 1:15

    • MAGNÍFICO POST
      Sí las miradads a veces duelen y en la adolescencia muchas veces hacen sentir inseguridad… Y debe validarse el sentimiento que tiene la persona mirada, por supuesto. Y… deberíamos aprender a mirar con discreción y con simpatía. O recuperar esa mirada. En las grandes ciudades o en nuestro mundo individualista y ajetreado hemos perdido esas miradas innocentes y claras. Pero… mientras… deberíamos aprender a empoderar a los adolescentes y ayudarles a tolerar esas miradas o directamente a rechazarlas, cuando son indiscretas o directamente agresivas, o a aceptarlas sin ningún tipo de sumisión, cuando sean positivas. ¡Qué difícil!!

      Me gusta

      Comentario por Lola — 16 diciembre, 2015 @ 11:26

      • De acuerdo contigo. Y en esto de mirar al otro hay algo cultural, que no se explicar. Y no vive el hombre igual que la mujer el ser mirado. Cuando vamos a una ciudad grande es un respiro, hay tanta gente, tanta diferencia entre unos y otros que me siento ligera. La que mira y remira soy yo. Vaya placer sentarse en cualquier plaza de una gran ciudad y mirar a los que pasan. Y cómo pesa la mirada en algunos ciudades y ¿en los pueblos? Cuando vamos al pueblo de mi madre, hasta da la risa como se giran en redondo para verte mejor. Y lo graciosos es que acabo haciendo lo mismo o casi 😉

        Me gusta

        Comentario por cuadernoderetazos — 16 diciembre, 2015 @ 14:32

    • ¡¡¡Qué razón tienes!!!Gracias por el verso.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 16 diciembre, 2015 @ 14:35


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: