Cuaderno de retazos

11 mayo, 2016

¿Somos padres de segunda para nuestros hijos?

Filed under: Adopción — cuadernoderetazos @ 13:54

Últimamente tengo la suerte de que llegan a mi opiniones de jóvenes y adultos adoptados. Me interesan todas y cada una de estas opiniones, y todas y cada una de las formas de sentir.

Me interesan porque quiero seguir aprendiendo como madre y como persona.

Estas opiniones son variadas, enfrentadas en muchas ocasiones. Junto a quienes rechazan el llamarnos padres y prefieren utilizar términos como adoptantes, usurpadores y ponen el acento en el tráfico de niños, adopciones ilegales, en el secretismo y el rechazo de los padres adoptivos a sus orígenes… y sienten el hecho adoptivo como una aducción que hiere y de la se te tienen que sanar…

…Están los que consideran de forma sencilla que sus Únicos padres son los Adoptivos y se sienten desconcertados cuanto algunos padres adoptivos hablan en estos términos: ‘le doy gracias a la madre de mis hijas’, ‘Gracias a esa madre mi sueño se hizo realidad’.

Estos jóvenes se sienten unidos a su familia adoptiva, y son la única familia que reconocen y aceptan como tal. La familia biológica ahí está, lejos de su realidad vital. Les ofrecen su respeto y su agradecimiento, aunque no sienten que nada les una a ellos. Y de ninguna manera les consideran padres, porque padres son los que les han criado y están junto a ellos, en las duras y en la maduras.

71343f75-1f54-4f3c-9db2-cb0764866bfc

Entre los primeros, que muchos llaman los adoptados enfadados y los otros, los happy (¡qué vivan las etiquetas¡) hay una mayoría que calla.

Y, como no, escuchando a todos estamos algunos padres adoptivos, que no podemos guardar silencio. No me deja de sorprender que cuando los happy hablan un grupo de padres les recriminan sus emociones y les hablan de aceptar su origen, de que están ciegos a su herida primaria, etc. Y cuando hablan los otros, surge otro grupo de padres que niegan y rechazan su sentir, niegan el hecho adoptivo, rechazan a la familia biológica, el  dolor del adoptado… Este resumen de formas de sentir, lo sé, es sencillo.

Pero no quiero entrar a más, porque las vivencias, pensamientos y emociones de unos y otros son suyos, son sentires de jóvenes y adultos adoptados con vivencias muy diferentes. No soy adoptada, sencillamente no se que pensaría y sentiría si lo fuese.

Por supuesto, creo que nuestro universo emocional evoluciona y que la vida nos ofrece chispazos que dan luz a zonas en sombras y dejan en penumbra otra. Todos dentro de unos años miraremos nuestra realidad de manera diferente. Este cruce de opiniones me han hecho reflexionar sobre mi función de madre adoptiva en estos momentos.

5aa25299-6d72-439f-ac5e-37d627a25018

Mi hija está entrando en la adolescencia y me doy cuenta que una parte de mi trabajo como madre adoptiva está llegando a su fin.

Durante años he dado espacio y, de cierta manera, voz a la madre biológica de mi hija, a su cultura porque mi intuición me decía que así debía de actuar. He tratado de comprender lo que supone, las consecuencias de ser un niño que ha sufrido malos tratos, que ha perdido sus raíces, que ha sido traído a otra cultura… He luchado por mirar a mi hija como lo que es (sobre esto hablo aquí), sin expectativas, trabajado como he podido mis temores, frustraciones como madre adoptiva. No puedo decir que lo mismo da un hijo adoptado, que uno biológico,  porque tengo muy claro que no es lo mismo.

Sin embargo, ahora, percibo, que tengo que aprender a guardar silencio y dar un paso hacia atrás y ponerme al lado  de mi hija. No debo ya tomar todas las iniciativas. Mi hija es la que debe de empezar a recrear y contarse su propia historia sin mi voz. La que debe indagar en ella misma, sentirse, delimitar sus fronteras, juntar las piezas de su puzle, tomar sus propias decisiones sobre todo esto.

Debo dejar de hacerle de espejo, tan solo cuando me lo pida o intuya que debo hacerlo. Como siempre estoy a su lado, y ahí voy a estar, pero se hace mayor y sus sentimientos hacia su adopción, sus padres biológicos, nosotros… son íntimos, suyos. Sea lo que sea que crea y sienta lo tendré que aceptar. Mi tutela creo que debe ir acabando.

Anuncios

6 comentarios »

  1. Eres una gran madre adoptiva, pero si fueses la biológica de tu hija, no serias mejor. Tu niña tiene mucha suerte, y de todo lo que expones te doy la razón, cuando era pequeña debias guiar sus pasos, ahora ya debe mostrar su criterio y hacer lo que su corazón le dicte, si desea saber más sobre su madre biológica… lo hará y si no lo hace, no hay que forzar. Mi dea (y no es un consejo) es que es hermoso saber la Historia del pais de nuestros ascentros. Besos llenos de ternura.

    Me gusta

    Comentario por Rosa Ave Fénix — 11 mayo, 2016 @ 19:43

    • Creo, Rosa cariño, que saber de nuestros antepasados es hermoso y es importante, porque sus experiencias y vidas están en nosotros tanto en nuestra psique como en nuestras células. Y para entender nuestra historia creo debemos mirar hacia atrás. Espero que mi hija encuentre su camino hacia su orígenes cuando le llegue el momento. Y espero verlo y poder estar ahí. Muchas gracias Yaya de Barcelona. te queremos.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 12 mayo, 2016 @ 9:48

  2. Yo también soy una madre adoptiva , me molesta leer opiniones de adoptados que no hablan bien de su madre bio, no lo puedo remediar, sé que hay que respetarlo y lo respeto, mi hija con sus 12 años no habla, no se pronuncia, yo siempre cuando llega su cumple le recuerdo a su madre bio, yo sí la considero una madre, una madre que seguro que no se olvida, pero bueno esperaré a ver que hace mi niña, aunque creo que nosotras sus madres influimos mucho en lo que ella piense de su pais de nacimiento y de su madre bio.

    Me gusta

    Comentario por raquel — 11 mayo, 2016 @ 22:08

    • Hola Raquel. Estoy de acuerdo en que nosotras influimos en nuestros hijos con este tema. En nuestro hogar, siempre hay un espacio para su familia biológica, un espacio que procuro sea limpio y bien aireado, por eso escucho si ella habla y hablo yo si veo que es necesario. Y no soporto esas actitudes de los padres que niegan el origen de sus hijos, que lo minimizan y que piensan que sus hijas existen desde que las fueron a recoger. Y que lo de antes no vale, no importa, casi como si fuera un accidente intrascendente. Si mi hija piensa así en algún momento lo aceptaré porque es su historia y su evolución, pero yo como madre adoptiva ni siento, ni pienso así.

      Me gusta

      Comentario por cuadernoderetazos — 12 mayo, 2016 @ 9:57

  3. Y también hay adoptados que se sienten en paz con las dos familias, y las consideran familias las dos.

    Le gusta a 1 persona

    Comentario por madredemarte — 12 mayo, 2016 @ 15:32


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: