Cuaderno de retazos

3 junio, 2017

Dibujar o no dibujar

Filed under: Adopción — cuadernoderetazos @ 11:42

Recuerdo cuando Canela dibujaba corazones. Su frustración llegaba muy alto. Nunca, nunca jamás aprenderé a dibujar corazones. Y era verdad que sus dibujos era diferentes a los de sus amigas (la fase de dibujar corazones la tuvo con seis o siete  años). Decidió no dibujar corazones. A continuación, como quien no quiere la cosa, dejó  de dibujar en casa.

IMG_20140518_180909Como le gustaba tanto dibujar iba a una extraescolares donde disfrutaba y se lo pasaba muy bien. Sin embargo, su hoja se empezó a quedar en blanco o con un esbozo de dibujo. Durante el tiempo de clase no paraba quieta en su silla. Iba y venía mirando y ayudando a sus compañeros. Si a alguien no le salía algo, allá iba ella a ayudar y se lo hacía… dibujaba en las hojas de los otros,  su hoja seguía en blanco… Afortunadamente su profesora de dibujo era/es un espíritu  libre y todo le parecía bien.  Le dejaba que hiciera lo que quisiera. (¡Un beso preciosa!) . Aún así, Canela un día no quiso volver.

Como madre no sabía qué hacer. Dibujar Corazones. Frustración…  Le daba  ánimos, razonaba con ella y le daba mi apoyo  incondicional… … Ahora observo mi actitud de entonces y lo veo diferente. Para empezar su frustración no nacía de dibujar corazones, ese era un síntoma. Mi incondicionalidad era  venenosa… ahora lo veo así. Mi apoyo era ambiguo, Canela lo percibía y solo contribuía a empeorar las cosas.

Y lo empeoré todavía más cuando empecé a participar en Las Clases de Niños a las que íbamos los viernes. Allí me encargaba, a veces,  de organizar  manualidades y cosas de este tipo. Canela no lo pudo soportar. No solo tenía que enfrentarse a  sus demonios , sino que me tenía que compartirme con los otros niños.  Dejamos de ir. Mi hija necesitaba una mama incondicional, pero de otra manera.

IMG_20140423_122212Hay quien piensa que ante esta situación hay que  dejarse de tonterías. Dejar de ir a extraescolares  no es solución. Al contrario, es lo que no  hay que hacer. Hay que enfrentar la realidad… nunca tirar la toalla.   Si  crees que tu hijo entiende esto así y necesita que actúes asi , hazlo.

Yo lo hice y me confundí.  A mi hija esto no le ayudó. No quiero ser cruel conmigo misma , porque actuaba desde mi  desconocimiento,  inocencia y con toda la honestidad del mundo. Finalmente y Una vez más hice caso a mi instinto sin entender lo que pasaba, plegué velas y esto si ayudó. Dejé de presionar.

Ahora veo que hay muchas formas de no tirar la toalla. Por ejemplo, ante determinadas situaciones es mejor tirarla, para recogerla más adelante.

Y si, mi apoyo era incondicional pero venenoso porque ella no sentía mi apoyo, sentía las sombras que había detrás…  mi presión, mi miedo ante no saber qué hacer, ante su frustración, mis dudas sobre ella, mi exigencia, mi propio perfeccionismo, mi rigidez, mis comparaciones silenciosas…

Como no existe nada que te diga hasta aquí,  caer en lo contrario, en  sobreproteger es otro peligro en el que se puede caer.  La sobreprotección se come la confianza en uno mismo y te debilita y debilita hasta volverte una sombra. En  momentos dado he sobreprotegido a mi hija. Siempre no es nocivo y sentía  que así debía de actuar.

elegida3Ahora veo a familias con sus hijos recién llegados, niños con más de cuatro y cinco años.  Y me veo reflejada en esas madres y revivo aquellos años. Me gustaría ayudarles, pero no se cómo. Me gustaría decirles “no importa, dejarle, ya hará, ya aprenderá, de verdad que no es tan importante, mira las cosas con sus ojos,  no temas, lo hará, lo logrará…

Por otro lado,  me siento en un momento similar a aquel. Canela con sus 14 años de nuevo empieza “dibujar corazones” y no se cómo le saldrán y si le gustarán. No sé cómo empieza a vivir este ir asomándose a la vida de adulto… y, de verdad,  que vuelvo a no saber qué hacer. Así que me aplicaré mi propio consejo: fe en ella y apoyo real, sin sombras, con los menos miedos posibles por mi parte.

Hoy, a veces,  cuando le veo frustrada le pido que dibuje un corazón y le recuerdo su frase lapidaria: Nunca, nunca jamás aprenderé a dibujar corazones. ¿Te acuerdas? Dime ¿sabes dibujar corazones?. Y Canela se ríe. 

Esto de ser madre, parece que es así de complicado. Como decía Carles Capdevilla, tener un hijo práctico, lo que se dice práctico, no es.

Anuncios

1 comentario »

  1. Gracias por compartir con nosotros…
    Un abrazo para las dos

    y a seguir pintando corazones, mucho mucho amor

    Me gusta

    Comentario por javier — 3 junio, 2017 @ 16:27


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: